> Artrosis cervical 

La artrosis cervical o espondilosis cervical es la causa mas frecuente de dolor en el cuello y la nuca. Más del 85% de las personas mayores de 60 años están afectadas de artrosis cervical. Aunque la artrosis cervical es muy frecuente muy rara vez se transforma en una enfermedad paralizante o muy incapacitante.
En la mayoría de los casos la artrosis cervical es indolora, aunque puede manifestarse con dolor y rigidez del cuello, con contracturas de los músculos alrededor del cuello e incluso dolores de cabeza.
El diagnóstico se establece con Radiografías, aunque la exploración que más definitiva es la Resonancia Magnética.
En la mayoría de los casos el tratamiento es medicamentoso y medidas físicas: collarete, calor, fisioterápia, masajes…
En determinadas ocasiones pueden ser de utilidad tratamientos más agresivos: Punciones, bloqueos articulares, rizólisis…
La cirugía se reserva para pacientes que tienen síntomas que demuestren que los nervios o la médula espinal están afectados (mielopatía cervical).

La artrosis cervical o espondilosis cervical es la desaparición progresiva del cartílago de las articulaciones de la columna cervical. Es la causa mas frecuente de dolor en el cuello y la nuca.
Es un problema frecuente, ya más del 85% de las personas mayores de 60 años están afectadas de artrosis cervical. Aunque la artrosis cervical es muy frecuente muy rara vez se transforma en una enfermedad paralizante o muy incapacitante.
Con el envejecimiento, nuestros discos comienzan a secarse y se debilitan. Se produce un colapso de los espacios de los discos y pérdida de altura. Además las articulaciones posteriores se degeneran y desarrollan artrosis, similar a lo que ocurre en la articulación de la cadera o de la rodilla. Progresivamente alrededor de las articulaciones y del disco va creciendo hueso (osteofitos), llegando a bloquear el movimiento entre las vertebras. Si estos osteofitos crecen en los agujeros de salida de los nervios (forámenes) o hacia el interior del canal pueden comprimir las raíces nerviosas o la médula.

¿En la mayoría de los casos es indolora, y sólo se descubre como hallazgo casual en radiografías realizadas por otros motivos (chequeos, radiografías del cráneo…)
El dolor y rigidez del cuello que provoca la espondilosis cervical puede ser de leve a severo. El dolor a veces empeora si la persona mira hacia abajo o hacia arriba durante un tiempo largo, o con actividades como conducir, utilizar el ordenador o leer. También mejora con el reposo o acostándose. 
El dolor cervical también puede afectar a toda la parte posterior del cuello, pudiendo extenderse hacia la parte alta de la columna dorsal y las paletillas.
Otros síntomas que pueden aparecer son:
-Espasmos musculares en el cuello y los hombros.
-Contracturas de los músculos alrededor del cuello.
-Dolores de cabeza (nuca).
-Sonidos/sensaciones de crepitación o crujido en el cuello con el movimiento.
En artrosis cervicales que producen compresión de los nervios raquídeos o medula puede presentar los siguientes síntomas:
-Adormecimiento y debilidad en los brazos, manos y dedos de las manos.
-Dificultad para caminar, pérdida del equilibrio o debilidad en las manos o piernas.
-Dificultad para las manipulaciones “finas” de las manos: abrocharse los botones, enhebrar una aguja…
-Salvo en los casos complicados, la artrosis cervical tiene una buena evolución, aunque se presentan “brotes” con frecuencia variable.

Radiografías

Las radiografías se aprecia pérdida de altura y deformidad del disco y crecimientos óseos en disco y articulaciones laterales posteriores (osteofitos). 
cervicoartrosis 1 cervicoartrosis 2

Imágenes de radiografías de artrosis cervical. Se puede apreciar el “pinzamiento” discal, único o múltiple, acompañado de deformidad.

Resonancia Magnética (MRI)

Este estudio puede crear imágenes mejores de los tejidos blandos, como músculos, discos, nervios y médula espinal. En determinados casos puede ser de ayuda un TAC.

cervicoartrosis 4 cervicoartrosis 5

Imágenes de Resonancia Magnética. La ventaja de la Resonancia es que permite observar el estado de los discos, el tamaño del canal raquídeo y la medula espinal.